8.15.2011

La última y nos vemos

Listen carefully


Los funkardos
Decir amigo Funkardo, del francomex antiguo Founkiard, «Melómano que llevaba vida irregular», a su vez alteración del bajo latín gens Funkae, propiamente «gente del demonio», del latín Funkias «el gigante de la trompeta», «el demonio», «el nostálgico». El término se utilizó durante la Edad Media y en pleno 2011, para referirse a cierto tipo de estudiantes pobres pícaros, practicantes de la cabulinha que comenzaron a mover la cabeza y las caderas al compás del ritmo.



“…De lo que sí estoy seguro es que usté tendrá una gran colección de recuerdos y que su familia (a la cual tengo el privilegio de conocer) lo adora. Eso ya es mucho, man. No cualquiera”/El Marqués de la Narvarte. 20/11/2009






































Gracias...¡¡totales!!/Ragazziano.

5.25.2011

Nostalsongs

“¡A caminar!/Panchito Morales.





…música ligada a su recuerdo”.

El maestro. Cuando niño -y ayudante-, al tiempo en que vertíamos la mezcla para una losa, para un piso, o simplemente luego de la acostumbrada sesión de enseñanza matemática y los consabidos jalones de orejas y coscorrones, “El Gran Pericay” –y su famoso remate bolerista: “baru baru baaa”-, “Delicados” sin filtro, lápiz en oreja y cuchara en mano, me contaba la historia del admirado hermano, los inicios de Panchito Morales allá en el viejo Coyoacán, en los salones de baile, de su trayectoria artística, éxitos, colaboraciones, las molestias, regaños por seguirle la pista llevando a escondidas a mi madre, para escucharle cantar, para bailar al compás de sones y boleros tropicales que él interpretaba; ¡ándale!, echa más agua de este lado.

Panchito Morales



Armonías extramuros. Diarios Falsetes, gorgoreos, vocalizaciones, mimi mimi mimi miiii, ¡Mela, más agüita caliente! Después del baño tempranero, al afeitarse, lo escuchaba trepado desde la barda contigua, haciendo gala de destreza en eso del equilibrio, oculto tras el pino grande, el tío ejercitando la voz, la tía Güera (Mela, Carmela), diligente: aquí tienes. Del lado del equilibrista, ¡Ragazziano, ya bájate de ahí!, endino chamaco, ven a desayunar y a apurarte con la tarea, see, ya voy; y el mimi mimi mimi miiii haciéndome el día.

Panchito Morales



Señorones. El maestro Luis Ángel Silva, Melón (del conjunto Lobo y Melón), coincidió plenamente con la cátedra de El Gran Pericay, en las comunicaciones epistolares que me permitió por una larga temporada, evocaba al amigo: “…Lo conocí en 1947 cantando con el conjunto Kaunabá, de Pablo Roa, en el cabaret Victoria (ya desaparecido), que se ubicaba donde ahora está el Cine Cosmos. En el piano estaba Fayo Cabrera… una noche me encontré con la sorpresa de que ya Panchito había dado un salto enorme. Eduardo Periquet lo había incorporado a su conjunto, que actuaba en el Río Rosa. Allá ocupaba el puesto de Benny Moré, Vicentico Valdés, Kiko Mendive, Lalo Montané y otros famosos que Periquet había tenido como cantantes… durante su estancia con Pérez Prado hizo coro para Benny Moré en varios números, lo cual comprueba la calidad de sonero fino que por dueño tuvo a Panchito Morales. Este, su asere, formó pareja con Francesco (así solía llamarlo) durante un año en el conjunto de Periquet. También actuábamos los domingos en El Fénix. Nuestra amistad fue a prueba de balas, con base al respeto y admiración que siempre le brindé”.


La treta. La prima Bety se casa, en el salón, familias en cada sector, un grupo musical (des)amenizando al respetable, en el receso, amigo, por favor, podrías solicitar la presencia de un familiar de la novia ante los micrófonos, es el señor… una servilleta de papel y mi buen cálculo hicieron el resto. El tío al frente dirigiendo unas palabras a la pareja, antes de retirarse, señor Francisco los novios piden les dedique una canción (¡surprise!), al final, varias ovaciones y consecuencia: el asunto mejoró notablemente en integración y repertorio para entretener al respetable. Al tiempo, antes de su final partida, y una vez revelada la guardada osadía, aah qué tremendo Ragazziano, pero en qué lío me metiste, hijo, reclamaría cordialmente, pero sin dejar de pasar a la acostumbrada sesión de entonar conjuntamente a cappella “una que otra” de las favoritas.




Las voces, sus voces. De aquellas gratas ocasiones que nos visitó en casa, pasándole los respectivos saludos, del maestro Carlos Campos y su hijo, del maestro Melón, ¿y usted tío, a quién escuchaba?, ¿quién le gustó como cantante?, ¿con cuál se queda?, Vicentico, definitivamente Vicentico Valdés, y Cheo Feliciano, sí, Cheo, mmm, aunque más reciente, pero tiene ese sabor fino, se aparta de los clásicos, es grande, de los otros grandes; aah, viniendo de uno de los “otros”, pue’… Le decía “El Chato”, no cuñado, usted debió dedicarse más al bolero que al son y la salsa, lo suyo es el bolero tropical, ¡cómo va a cre’! –sonerísimo-, sí, ya lo creo.









Solía suceder. Por las noches, el radio y los cigarros sobre el buró, a tientas, El Chato extrae el encendedor de la cajetilla, sintoniza la estación a la vez que enciende un Raleigh en la orilla de la cama, aspira, sopla, se recuesta, espirales humeantes se pierden de a poco hacia la parpadeante bombilla, de nuevo aspira, descansa. Lo que para él pudieran representar imágenes casi imperceptibles, borrosas, sonidos que incitaban al reposo, a mi me daba la impresión que el radio proyectaba lienzos en los que se plasmaban grandes cantantes frente a uno de esos micrófonos antiguos, el radio emitía ayeres y más ayeres, fotos sepia, cachos de vida, nostalsongs les llamo, representaciones y canciones tatuadas a la retentiva. Así, me queda el antiquísimo radio esfumándose en el aire -y “al aire”-, allá va junto a Panchito y otros grandes, con música ligada a lo entrañable.


Panchito Morales










Sintonizando El Pornógrafo

4.18.2011

De R&R y otros chingadazos

“¿Y usté qué me ve cabrón?”/Anónimo Cotidiano.

“El Ejecutometro” indica que la guerra -y sus secuelas- del Gobierno vs. cárteles, o la de cárteles vs. cárteles, va en aumento, sube el número de descabezados, descuartizados, encintados, colgados, plomeados, y demás ados no paran, chiales. Vaya manera de iniciar esta entrada, pero no, mis escasos 2582 amigos funkardos, no, para nada intento aterrarles más de la cuenta, ya cada quien tiene su inmerecida dosis de violencia, narcoterror, narcoinsurgencia, o como vengan a etiquetarle los medios (des)informativos.


Olvídese del Chapo y Calderón

Rock and Roll



El tema viene a cuento por el clásico recuerdo y el R&R, see cómo no, ¿neta?, ooh, sí wee. Recién andaba yo hurgando en mi colección pacharrockera, cuando vine a toparme con una extensa lista de rolas de antaño, heavies, locochonas, básicas para el dance rockero de “a brinquito”, o rolas que simplemente hicieron más llevadera la etapa bandosa; aah cómo de que no, si antes de que se inventara el interné, ya la tropa le metía duro, macizo y preciso a estos ritmos y sonidos. Poco novedoso el material, seguramente, lo que sí promete, una vez bien acomodaditos en primera fila, ataviados para la proyección setentera, con pantalón de “mezcla”, zapato de goma, chamarra con estoperoles, una buena “mata”, y accesorios de cuero ad-hoc en cuello y muñecas, tsss, es una buena descarga de puro y fino R&R; agárrense.

Sacuda la mata frenéticamente

Paranoid



Uno a uno llegaban, cada cual, “El Tahua”, “El Viznaga”, “El Tobón”, “El Patas”, “El Natas”, “El Baygón”, “El Botas”, “El Gordito”, “El Chupas”, “El Chino”, “El Calambres”, “El Sito”, “El Bacho”, “El Chivo”, “El Cabezón”, y algunos más que esporádicamente se integraban, veían de a cómo era el coto, no les latía, y emigraban a otros rumbos, todos, hoy personajes eméritos, cabrones, tropa, rifados, cábulas, gandallas, banda, “La Banda del Sauza”. Mucho se sabe de “Los Panchitos”, allá por el rumbo de Tacubaya, sonados, mentados, leyenda; acá, por los Iztacalcos, por La Viga, Madero, Zapotla, San Miguel, Pascual Orozco, por cuadrantes circunvecinos, los del Sauza, haciendo lo propio, a punta de R&R, tiros, chupe, coto, madrazos, “café”, escasas morras, vendettas, Sauza Blanco y buenas dosis de rock.

Una dosis de R&R

Born to be wild


La Banda es familia, es código, desmadre, cobijo, aliviane, fuga, mucho R&R. PachaRocker, a la vez El Patas, de unos 16 a 18 veranos, luego de media faena, antes de continuar, comenzando la noche, aterrizando en la esquina, qué onda, qué tranza, qué pashó pashó, tsss, saludos, sutiles “bienvenidas”, ni pedo, aguántese cabrón, ¿onde vaser?, ¿onde se varmar el dance?, no pus acá por la Secu, por la 113, cámara, yasizo. En calidad de mientras, Sauza Blanco vertido en Naranjada Bonafina de a litro, déjale un guato al Patas, de a solapa, se la chinga de a solapa, tsss. El “toquín”, por llamarlo así, en una casa, 3 recámaras, sala amplia, pósters chonchos: Kiss, el Bowie, Alice Cooper, Canned Heat, el Morrison, el Jagger, uff, párale. Un compa al fondo poniendo acetatos, chupe de a 5 varos, chela o cuba, Baronet o Raleigh sueltos, pagas al de la mesita en la entrada de uno de los cuartos; los más acá, los macizos, “forjando” metódicamente, luego del touch & roll, ya más “puestos”, al dance, con morra o sin ella, la Banda a rockanrolear; ¿puedes poner tu material?, sí, pero es de a varo por cada rola que quieras escuchar o bailar. Otra modalidad en la que la Banda se lanzaba al coto como un solo ente, era asistir los domingos vespertinamente a La Casa del Pueblo, grupos refriteros en vivo o música grabada, chupe, mota, chemo, morras… y madrazos de a montón (tururú).

En el toquín

Johnny B Good


Sábado, medio día, avenida, qué tranza, qué pashó, muchos tsss, más qué tranza, uno que otro qué pedo, llegando, uno a uno…; no faltaba una “gabacha” reproduciendo cassettes gastados, repitiendo la porción: Sabbath, Grand Funk, Zeppelin, Doors, los Rolling y demás. El cuerpo diplomático debió hacer el pacto: “partidito” o “coladeritas” a varios madrazos sin límite de tiempo, o a 10 goles y su “buena”, vs. Los de Santa Cruz, “El Farner” y sus carnales “Los Caballos”, obvio, incluido “El Caballo”, “El Mudo”, “El Trampas”, “El Juan”, y 2, 3 mastuerzos más. Faul, fue faul, nel, ni madres, él se entregó solito, chingas a tu madre, chingas a la tuya, cámara, solitos, patín y trompón, limpio, como va, déjenlos, déjenlos, ¿yastuvo cabrón?, yastuvo… cámara. Va la reta, vs. Los de San Pancho, o los que se formen.

Su “buena”

La grange


Comenzando la noche sabatina, otra vez aterrizando, tsss, qué tranza, a quién le toca, vas tú, cámara, Bonafina de a kilo, Sauza, al tiro con lo del Patas eh. No pus acá que lo baja chido, que le mete dos putazos y que afloja, ¿verdá Tahua?, sincho, pero si es aferrado el güey, esta correoso, es machín y rifado El Farner… y nos la pelaron también, ¡10 a 7 y su “buena”! Pónte de nuevo el caset.

Luego de una ausencia prolongada y 7 kilos más, pasé a visitar a la family, allá por los Iztacalcos, luego de hacerle los honores a suculentos guisos de mamá, salí a la tienda por algo burbujeante, morros en una esquina, morros en la otra, acercándose mutuamente, observo, ¿va?, cámara, usté y yo cabrón, va, una escaramuza, luego, suelo, patadas sin piedad, ¡sobres!, campal, huir a La Asunción, yo morboso, sigo a prudente distancia, ¡pum!, ¡pum!, ¡pum!, ¡pasumadre!, vas patrás.

Machín y rifado

Young blood


¿Qué nos pasó?, ¿cómostuvo?, ¿quién se chingó mi queso?, ¿a qué hora fue el apagón? Sobrecoge saber que así como cayó ese chavo de escasos 16, así (o peor) desfilan a diario decenas más, trágicamente, sin indicios de que esto se detenga. Los del Sauza ya no circulan, ni Los Caballos, mucho menos Los Panchitos -aunque ronden por ahí 2, 3 locuaces-, nadie, ¿me escuchan?, nadie la rifa ya, como tampoco pinta un “tirito directo”, “un topón de cabrón a cabrón”, “el patín y trompón… limpio”; así es esto, bye bye sweet days.

Para quienes decidieron dar el brinco, para quienes dejaron la border line, "el desbarrancadero" (F. Vallejo), para los que actualmente se echan 3 caballitos sin madrear en el intento, y además evitan a toda costa acompañar con jugo sintético sus bebidas y alimentos, para ellos, hoy van estas ráfagas de añoranza rockanrolera, de desmadre, rolas para el dance setentero, rolas que hacen más llevadera la memoria, por supuesto, sin dejar de incluir para la Banda aquella máxima: “lo que un día fue, y hoy ya no”, o lo que es lo mesmo: Pulp (Mexican) Fiction time… estamos cabrones. Días aciagos que un buen R&Rolito no pueda hacérsela de pedo.

Otra ráfaga de puro R&R

Reellin in the years


Aimless lady


Cámara Banda, yasizo el R&R.

Notas:

1. Todos los personajes de este post son realmente ficticios, cualquier semejanza con unos weyes que conozco, es pura y virginal coincidencia.

2. PachaRocker aparece por cortesía del Ragazziano, sus opiniones, comentarios y alucines, corren por riesgo y cuenta propia.

3.24.2011

Scott Pilgrim vs el pinchi mundo


¿No han visto Scott Pilgrim vs The World? ¡Nah! ¿Neta? ¡Nah! Ya ¿serio? Qué se me hace…

Pues el Marqués les trae una selección de frases de la película, acompañadas por música de 8 bits de Los Anamanaguchi...


Los ¿qué?


Los A-na-ma-na-gu-chi.


Morritos estupendos que hacen rolas con un Nintendo y varias madres que yo ya estoy muy viejo para entender, además podrían, si traen ganas, leer alguna reflexión de menos bits.


Anamanaguchi - Another Winter (Scott Pilgrim Video Game Soundtrack)

Anamanaguchi - Another Winter (Scott Pilgrim Video Game Soundtrack) by El Marqués de la Narvarte


- Scott, si tu vida tuviera rostro, le daría un puñetazo.


Alguna vez en la vida todos tendríamos que escuchar esta frase como castigo por tener la osadía de andar muy pinchis contentitos por la vida: sonriendo como locos en el metro, bailando descaradamente en frente de nuestro aparato de sonido, cantando mientras caminamos con los audífonos puestos. Pero, si uno ya anda en ésas, resulta hasta reconfortante recibir muestras de envidia tan puntuales.


Hola, estaba pensando en invitarte a salir pero luego me di cuenta de lo estúpido que sería. Así que, ¿quieres salir un día de estos?


Lo malo de los diálogos de películas y series es que a veces son demasiado perfectos, los chistes parecen pensados desde varios días antes. Siempre sucede que alguien te la aplica y te quedas como güey, parpadeando. Dos días después das con lo que debiste responder y dices: “Pero claro, tsingá”; lo bueno es que a veces encuentras a alguien que te la aplica y al que se la puedes aplicar una y otra vez. Ejemplo: La mañana, siempre celosa, despierta a los amantes. Él se descubre rascando la mano y le pregunta a su amor al que no le he dicho que la ama: “¿No te picó el mosco?”. Ella, invadida por una sonrisa, dice inspirada: “Si fuera mosquito, sí te picaba”. Él, sabedor de que le han puesto el balón botando dentro del área, dice: “Ay, qué naca”. Ambos ríen.


Anamanaguchi – Helix Nebula

8bp065-02-anamanaguchi-helix nebula by El Marqués de la Narvarte


-Si te hace sentir mejor, eres el chico más decente con el que he salido.
-¿Eso es bueno?
-Es lo que necesito ahora.


La función de los perdedores es necesarísima en esta sociedad. Los losers no sólo tienen la obligación de perder, sus derrotas representan una estabilidad darwiniana tan importante en los hombres como en los animalitos. Cómo carajo va a ser que el ratón se chingue a la serpiente…


-No eres lo suficientemente cool para Ramona.


Recuerdo un diálogo de Almost famous en el que Philip Seymour Hoffman le dice al morrito ese que parece morrita y que hace de escritor en la película, le dice, pues, dice, dice: “Tú no eres cool, ca’ún. Lo sé porque yo tampoco lo soy”.


Pero eso —bendito sea Deus— a veces tampoco importa. Existen un par de ejemplos en la historia de la humanidad (quizá exagero y sean menos) en donde, no es que gane el loser, no es que venza al cool; es que las cosas se acomodan. No hace falta más que decir y creer, con la misma convicción que el Quijote: “Yo soy el que soy”.


Anamanaguchi - My Skateboard Will Go On

Anamanaguchi - My Skateboard Will Go On by El Marqués de la Narvarte


No me voy a rifar un tiro con la liga de los exnovios malvados (o exnovios pendejos, como se les conoce en la Narvarte) porque ni sé si son tan malvados o pendejos. Yo nomás hablo desde lo que puedo decir, hacer, pensar, bailar, desde lo que soy...


Y ya me voy porque mi “pee-bar” está a reventar.


Disfruten la selección del Marqués.


1.30.2011

Diamante (fragmentos)

La vita è troppo breve per non essere un Ragazziano.




















Respirerò,
l'odore dei granai
e pace x chi ci sarà
e per i fornai
pioggia sarò
e pioggia tu sarai
i miei occhi si chiariranno
e fioriranno i nevai.





Impareremo a camminare
x mano insieme a camminare
Domenica.





Aspetterò che aprano i vinai
più grande ti sembrerò
e tu più grande sarai
nuove distanze
ci riavvicineranno
dall'alto di un cielo, Diamante,
i nostri occhi vedranno.

Passare insieme soldati e spose
ballare piano in controluce
moltiplicare la nostra voce
x mano insieme soldati e spose.
Domenica, Domenica

Fai piano i bimbi grandi non piangono
fai piano i bimbi grandi non piangono
fai piano i bimbi grandi non piangono



Passare insieme soldati e spose
ballare piano in controluce
moltiplicare la nostra voce
passare in pace soldati e spose.
"Delmo, Delmo vin a' cà..."


















Para su "Rey" (qepd) del tocayo, en un emotivo almuerzo.


1.02.2011

2011: Pet Sounds, Beach Boys vs J Dilla


Don't Talk by El Marqués de la Narvarte

Pocas personas tienen algo que decir acerca del futuro inmediato, en lo particular no tengo interés en hablar de eso. Hay algo que me impide ser abiertamente optimista en ciertos temas. Y no es que vea todo negro, no, señor. Es una especie de superstición.

Alguna vez, más morro, venía de trabajar pensando en qué haría cuando me sacara la lotería. Si bien se trataba de una fantasía recurrente, esta vez demoré en detalles, propiedades específicas que se me presentaban en el camino… cuando llegué a casa me dijeron que mi madre estaba en el hospital, fue la primera de varias operaciones y unos cinco años. Aunque todo salió bien, fue ése quizá el fin de mi infancia.

God Only Knows by El Marqués de la Narvarte

Este preámbulo refuerza mi tendencia a guardarme los buenos augurios en la antesala de la imaginación, ahí donde los pensamientos apenas toman forma. Sólo imágenes borrosas (unos ojos marrones, últimamente) que no llegan a ser nunca nada. También de esa forma se presentan varias gratas sorpresas.

Una forma elíptica de hablar de mi deseo de año nuevo es a través del disco Pet Sounds, producido por el dj inglés Bullion con beats del dijuntito J Dilla y fragmentos del album homónimo de los Beach Boys.

I Just Wasn't Made For These Times by El Marqués de la Narvarte

El disco podría ser una sola pieza, muestra genial del ejercicio computarizado de crear música despedorrando el material original de los Beach Boys (que por otro lado es bastante hippie-fresa) y haciéndole justicia a J Dilla como uno de los mejores creadores de beats (¡maldito lupus, por qué te lo llevaste!). La premisa es simple: cómo renovar discos “clásicos” a partir de un buen collage.

Here Today by El Marqués de la Narvarte

Antes del Since I left you, de los Avalanches, nunca pensé escuchar algo parecido y ahora se me hace difícil encontrar algo que supere este nuevo Pet Sounds. Un disco que me haga ponerme los audífonos, cerrar los ojos, fruncir el ceño y hacer como que digo que no, luego como que leo renglones salteados, luego como que remato de cabeza un centro bajito, pero todo eso con estilo. Pasa igual con la pinchi vida, ¿qué no?

Hubo días antes de acabar el 2010 que me gustaron de inicio a fin y que reproduciría una y otra vez haciendo los mismos pasitos repetitivos y que encuentran su soundtrack con el Pet Sounds: Unos ojos marrones viéndome y una sonrisa causada por mis pendejadas.

Lets Go Away For A While by El Marqués de la Narvarte

11.25.2010

A DJ saved the night

“…Y sigue la mata(nza) dando”/Ragazziano.


En la entrada “El lado suavecito”, el recién festejado Marqués de la Narvarte nos dejaba conocer su faceta smoothy, dalayesca. En su momento, platicábamos del material, ¿qué te pareció mi Ragazziano?, no, pus, una onda muy suavecita (ja), me recordó un evento reciente al que asistí, breve reseña por el chat, mencionando que algunas de las rolas subidas en su post me sonaban tan soft como parte del repertorio de aquella velada.


Septiembre dos mil diez, empezando la noche, piso once, torre de Insurgentes Sur, presentación de equipos de telecomunicaciones, una empresa mayorista suele organizar eventos de caché en cada lanzamiento tecnológico; vayamos pues. Sonriente, la recepcionista valida en la lista de invitados, ¿de qué compañía vienen?, ah, claro, sí, aquí está su nombre, ¿tendrá una tarjeta personal por favor?, gracias, por aquí, acompáñenme. Lo que en cualquier día viene sirviendo como área de capacitación comercial o técnica, hoy es lo más parecido a un salón de descanso, reteagradable, decoración de esa que hoy llaman minimalista, iluminación bien chida, dejota integrado, amenizando el momento, martinis, champaña, vinos, gente ataviada tipo cocktail, aquellos que regularmente atienden por teléfono y te dicen: “¿cómo estás mi estimado “X” cuándo nos la echamos?”, en clara referencia a una cerveza bien fría, hoy optan por un “hola qué tal, ¡qué bueno que nos acompaña!”, “¿todo bien?”, “cuándo considera que pueda cerrarse esa operación?”, “¡qué bonita corbata!”, “¿otro bocadillo?, ¿más vino?”. Términos versallescos a la mano, que si el high performance, que si las VPN`s, el firewall, conectividad, el networking, threat prevention incluido, aderezado con poses y palabras recurrentes, antepuestas de prefijos como súper, archi, mega, hiper, expresiones al estilo de “o sea”, “de hecho”, “has de cuenta”, “en mi blackberry” o “en mi Iphone”, según sea el caso, “lo que nos distingue”, e-te-ce.


No la estaba pasando muy bien entre snobs, hipsters, inges del Tec, yuppies… y uno que otro viejo güey (tururú). La salvación llegó a través de mis oídos.

Before today



Promises




¡Ah cabrón, este vato se la sabe!, a mi arribo le había ignorado, lo tomé como parte de la decoración, sorry; después de la siguiente rola me iba aproximando, claro, copa de vino en mano, cuando… oquei oquei amigos, recibamos a mister Yon Legüinsqui (por decir un apellido rimbombante), directo de Sílicon Balei, quien nos dará la introducción al fascinante mundo de los fairguols de nueva generación, sosiégueseme ahí, aguantemos pues.


Intermedio. ¿Qué vamos a seguir escuchando mi estimado?, pregunté, ¿es reclamo?, naah qué va, al contrario, te felicito por ese último parcito, ah, ya, nadie saldrá herido esta noche, jaja, la verdad, traía otro playlist, me sugirieron algo más jazzero, más de mezzanine, más para elevador de Insurgentes, pero dije ¿por qué no?, aplaudo el arriesgue.

Surrender




¿Qué te echas?, ey ey amigo, dos espumosos bien rebajados porfa, gracias, ¿y qué tal si te sigues de filo?, mmm, ¿crees?, ¿quién manda en los platos?, jaja, va.

Single




Bien, continuando con nuestra presentación, ahora hablaremos del performans, y cómo se logra un netguorking transparente a través de los fairguols de nueva generación, y en palabras yupiosas… shalalá shalalá. Bloque de sesudas preguntas -y sesudas respuestas-, ¿jau can ai du for crieit a transparent bi-pi-en?, buying our firewalls line!, haha -o jaja- de un cuarta parte de asistentes, mosca en pleno vuelo, fin de sesuda sesión. Gracias amigos, los invitamos a que continúen con nosotros, bebidas y bocadillos están en el área sur del salón.


Reinicio del bisne, ¿todo bien?, ¿ya le dieron la presentación en cidi?, ¿qué le pareció ingeniero?, ¡fantástico!, échate otra rolita mi diyei.
Tracey in my room




Ya no la estaba pasando tan mal, es mas, me parecían soportables los diálogos, las poses chic, los sonsonetes cursis de inicio, ah qué buena mezcla: música, vino, trufas, canapés, iluminación y grato DJ, así sí baila mi’ja con el siñor, hubiera sido la cereza si los famosos fairguols vinieran acompañados de un jugoso descuento por introducción (ouch! tipo Homero).


¡Oye pero qué buen set mi hermano!, ¿perdón ingeniero?, nada de ingeniero, Oswaldo para ustedes, no sé quién chingaos te había dicho que pusieras eso cuando llegaba la gente, perdón, así me lo…, no te disculpes, en cuanto sepa quién fue el de la idea lo corro, jaja, no que va pero, lo cierto, es que los invitados ya están más relajados, y dos que tres ya mero se animan, ¡salud!, los veo más tarde, uff, qué buen pedo con el jefazo.


Cae la noche, el anfitrión consiguió un par de “cierres”, los inges gringos ya andaban medio pedos, los hipsters, yuppies y snobs venidos en chavos alivianados, la asistente del jefe preocupada por su permanencia en la empresa, tarjetas van tarjetas vienen, un maître gandalla, y así por el estilo. Por lo que a mí corresponde, no conseguí el ansiado descuento, quedé con más dudas técnicas que el de la mosca al vuelo, pero a cambio, comí y bebí de manera abundante, de pilón, armé un itacate de trufas y bocadillos pa’l camino, platiqué largo y tendido sobre la melomanía, los tornas y el mundo que gira a su alrededor, con un redimido DJ, de quien recientemente se sabe, le cayeron más presentaciones, y de quien han colocado su foto en el área comercial de la empresa que nos invitó, dizque con fines motivacionales de venta, ¡vaya con el tipo!


Ah sí, la música de este post, lo olvidaba, bueno, como habrán podido escuchar, corrió por cuenta de Everything But the Girl, Basia y Swing Out Sister, voces de bellas féminas que unilateralmente por mis polainas he venido a llamar “Las 3 B” ( Beautiful British Block), y digo, pese a que Basia haya nacido en Polonia, no me lo desnegarán, ajusta rebien a este “lado suavecito” del sonido inglés.
New day for you





El DJ sugiere tener su BBB a la mano.